Cómo aumentar la inmunidad de sus hijos de forma natural

Se considera que, en promedio, los bebés y los niños pequeños contraen ocho episodios de resfriados, gripe e infección del oído en un año. Como madre, usted debe estar preocupada de ver que su hijo se resfría y tose constantemente.

Esto se debe a que el sistema inmunológico de los bebés y los niños pequeños no tiene experiencia y no puede resistir la enfermedad durante mucho tiempo. Así que son fácilmente atacados por el virus y se enferman. Pero lentamente, los niños adquieren inmunidad luchando contra una serie continua de microbios que causan enfermedades, como los virus y otros organismos.

Como padre, lo que usted puede hacer es asegurarse de que su hijo adopte hábitos saludables que ayudarán a su cuerpo a desarrollar un sistema inmunológico fuerte y a desarrollar resistencia a una amplia gama de enfermedades.

Abajo en este artículo, le presentaré maneras simples y fáciles de estimular el sistema inmunológico de su hijo.

Consejos para mejorar el sistema inmunitario de sus hijos

Evite a los extraños.

Asegúrese de mantener a su bebé y niño pequeño a una distancia de extraños. Esto no significa que no pueda llevar a su hijo a lugares públicos, pero no permita que extraños lo abracen, lo toquen o lo besen. Por lo menos asegúrese de que sus manos estén limpias antes de tocar a su bebé. No se sienta tímido de pedirle a alguien que está enfermo que mantenga una distancia del bebé.

Mantenga la higiene.

La madre y otros miembros de la familia deben lavarse las manos antes de tocar o abrazar al bebé. Las madres lactantes deben limpiarse los pezones antes y después de alimentar al bebé. Los niños pequeños y las madres de niños pequeños deben asegurarse de lavarse las manos antes de cocinar y alimentar a sus hijos. La ropa de los niños, las mantas y las sábanas se lavan regularmente.

Amamantar.

Durante al menos seis meses a los niños no se les debe dar nada excepto leche materna. Es mejor si usted continúa amamantando a su bebé junto con alimentos sólidos hasta que su bebé tenga dos años de edad. La leche materna contiene antibióticos que aumentan la inmunidad del niño.

Mantenga la microbiota de su hijo.

Si su hijo tiene más de siete meses, puede empezar a darle cuajada. La cuajada contiene bacterias buenas que protegen el sistema digestivo, combate las bacterias nocivas y elimina las toxinas del cuerpo.

Comprar una cama de piel de oveja.

Una encuesta reciente dice que los bebés que duermen sobre una piel de animal, especialmente piel de oveja durante tres meses, han estado desarrollando un sistema inmunológico saludable. Esto se debe a que la piel de oveja tiene la propiedad de absorber los gérmenes.

Jugando con la tierra.

Deje que su hijo juegue con la tierra, la suciedad y el barro. Esto los expondrá a diversos microorganismos y factores ambientales naturales que les ayudarán a desarrollar una resistencia saludable.

Dieta nutritiva.

Asegúrese de que la comida preparada para el niño sea rica en todos los nutrientes como vitamina D, zinc, complejo B, proteínas, vitamina C y vitamina A. Dele más frutas y verduras.

Agua hervida.

El agua que usted le da a su hijo debe hervirse. Es mejor que haga que su hijo beba un vaso de agua tibia todas las mañanas. Esto limpiará las toxinas.

Además, asegúrese de que su hijo duerma bien, no fume delante de él y no obligue a su médico a recetarle antibióticos en caso de dolor de garganta, gripe y tos, ya que de lo contrario el sistema inmunológico del niño se volverá perezoso.

Comparte si te gustó