Tratamientos para la hemofilia

Los pacientes que padecen hemofilia tienen un funcionamiento irregular en su organismo para la coagulación de la sangre y tendrán, de forma constante, hemorragias o pérdida en abundancia de glóbulos rojos.

Este trastorno puede ser hereditario, por lo que lo mejor será iniciar un tratamiento para llevar una vida con mejores condiciones.

Sustitución de la coagulación

Ante las dificultades para la coagulación de la sangre, el paciente con hemofilia necesitará la sustitución de un factor de coagulación. Este proceso se realiza mediante la incorporación de una estructura que por lo general es tubular, la cual se instala en una vena; o también puede ser a través de inyecciones que ayuden a este tratamiento, que es uno de los principales.

El paciente puede recibir dicho tratamiento en varias oportunidades, bien sea al momento en que se está teniendo un sangrado en proceso, o en segunda instancia para prevenir que ocurra, pues traería consecuencias en la persona. En otros casos se necesita este tratamiento de manera regular con el fin de mantenerse; por lo general forma parte de las terapias que se recibe.

Fármacos

Hay algunos fármacos que están dedicados exclusivamente a los pacientes con hemofilia, y que forman parte del tratamiento que emprenden con el fin de que actúe como protector de la coagulación. Para ello, la persona debe acudir al médico, quien le recetará los medicamentos más comunes, las fechas en que se deben administrar y el tiempo, que por lo general es de por vida.

¿Cómo actúan los medicamentos en un paciente con hemofilia? Básicamente favorecen que los coágulos no se descompongan porque generarían sangrado y esto, obviamente, significaría un problema para la persona. Otras medicinas, como sellantes de fibrina, se recomienda que se agreguen en las heridas cuando se tienen episodios. De esta forma sanarán más rápido.

Terapias

Parte importante del tratamiento es aliviar o disminuir los síntomas que causa la hemofilia, entre los cuales se encuentra el malestar en las articulaciones, el dolor general, la inflamación de las coyunturas y sangrados repentinos sin ningún motivo. En ciertos pacientes puede haber presencia de sangre al orinar o al evacuar.

Al respecto, se recomienda iniciar un proceso de terapias con un fisiatra para disminuir todos los dolores causados en el interior del cuerpo. Estos malestares regularmente suceden cuando la persona ha tenido sangrados en el área interior y esto ha perjudicado de forma principal las articulaciones; por ello el dolor se intensifica.

Medidas adicionales

Como parte del tratamiento que deben seguir los pacientes con hemofilia es el de tomar medidas adicionales al momento de que ocurra un sangrado. Entre ellos, actuar de inmediato para que no siga ocurriendo, para esto la persona debe tener siempre a la mano un vendaje y hacer presión en el área afectada.

En otros casos, el paciente tiene que llevar un control de todas las vacunas que se realice, ya que son más propensos a adquirir otras enfermedades. Aunque los reemplazos del factor de coágulos se revisan para que no haya problemas, es aconsejable que la persona se coloque ciertas vacunas, como la de la hepatitis.

Comparte si te gustó