Obesidad infantil: causas y formas de prevenirla

La obesidad es un problema de salud grave; no sólo en los adultos, sino también en los niños. Los niños que pesan más que el nivel normal en comparación con su altura y edad se considera que padecen de obesidad infantil.

La obesidad infantil puede desencadenar en muchos problemas de salud graves a una edad temprana. Puede aumentar el riesgo de desarrollar enfermedades crónicas como las enfermedades cardiovasculares y la diabetes en la vida posterior.

La obesidad en los niños no afecta solo a la salud física sino que también afecta a la salud mental. La obesidad infantil también puede provocar estrés, depresión y baja autoestima en la vida temprana. Así mismo, aumenta los niveles de presión arterial y el nivel de colesterol en los niños.

¿Qué causa la obesidad infantil?

Hay ciertos factores que pueden conducir a la obesidad infantil. Algunas de las causas más comunes son:

Genética

Los niños cuyos padres son obesos o con sobrepeso son más propensos a la obesidad infantil. La genética es la causa más común de obesidad en los niños. Si los padres son obesos, definitivamente hay más posibilidades de presencia de alimentos ricos en calorías y las actividades físicas podrían no ser alentadas.

Dieta

Una mala alimentación puede desencadenar la obesidad muy rápidamente. El consumo regular de alimentos altos en calorías o el consumo excesivo de azúcar o grasas no saludables son los principales desencadenantes. Bebidas azucaradas, comidas rápidas, dulces e incluso jugos de frutas artificiales son algunos de los culpables.

Falta de actividad física

Los niños que no hacen ejercicio o juegan tienen más probabilidades de aumentar de peso a una edad temprana. Los principales factores que contribuyen al problema no son quemar suficientes calorías y dedicar demasiado tiempo a actividades como mirar televisión o dormir durante largas horas.

Factores psicológicos

Además de la mala alimentación y la falta de actividades físicas, los factores psicológicos también pueden conducir a la obesidad en niños y adolescentes. El estrés, el aburrimiento y la depresión pueden llevar al consumo de calorías adicionales entre los niños.

Riesgos para la salud asociados con la obesidad infantil

La obesidad infantil puede desencadenar diversas enfermedades. El riesgo de desarrollar problemas de salud graves es mucho mayor en los niños obesos que en los que no lo son. Puede llevar a complicaciones tanto físicas como emocionales. Algunos de los riesgos para la salud que desencadena la obesidad son:

  • Diabetes
  • Asma
  • Enfermedades cardíacas
  • Dolor en las articulaciones
  • Colesterol alto
  • Trastornos del sueño
  • Enfermedades del hígado graso
  • Síndrome metabólico
  • Baja autoestima
  • Depresión
  • Estrés
  • Problemas de aprendizaje

Maneras de prevenir la obesidad infantil

Si notas un aumento de peso anormal en tus hijos, debes tomar medidas de prevención inmediatamente. Algunas formas de prevenir la obesidad en los niños pueden incluir:

  • Limitar el consumo de azúcar de su hijo.
  • Tratar de servirles más frutas y verduras.
  • Limitar salir para el almuerzo o la cena.
  • Intentar limitar su tiempo de televisión.
  • Asegurarse de que beba mucha agua.
  • Planea las actividades familiares más a menudo.
  • Anima a tus hijos a jugar al aire libre.
  • No permitir que tus hijos usen aparatos electrónicos durante largas horas.
  • Asegúrate de incluir todos los nutrientes en tu dieta.

El sobrepeso no es bueno para nadie. Si te resulta difícil y no ves ninguna transformación después de realizar estos esfuerzos, debes consultar a tu pediatra para que supervise la dieta de tus hijos.

También puedes hacer que tus hijos se unan a clases especiales para las actividades que les gustan, lo que puede aumentar su actividad física.

 

 

Comparte si te gustó