3 formas en que el consumo de proteínas potencia tu digestión

El apoyo digestivo puede ser realmente complicado, a menudo involucrando palabras como probióticos, enzimas digestivas, sensibilidad al gluten, intolerancia a la lactosa, enfermedad de Crohn, entre otras.

Por ello debemos tener en cuenta que, cuando se trata de la digestión, la proteína es lo primero. Debe poder construir tu intestino y tus jugos digestivos, reparar tu intestino y modular la digestión, todo lo cual requiere una ingesta adecuada, regular y de alta calidad de proteínas. Existe una razón por la cual la “proteína” se deriva de la palabra griega protos, que significa “primero”.

Si no prestas atención a tu ingesta de proteínas, puedes estar sacrificando tu salud nutricional de varias maneras, ¡y la digestión no es una excepción! ¡Sigue leyendo para aprender tres funciones digestivas esenciales de la proteína, así como consejos de nutrición sencillos para regularizar tu ingesta!

Soportes de proteínas para la reparación intestinal

Tu tracto digestivo es solo eso: un pasaje tubular gigante y largo formado por muchas capas de células cutáneas modificadas. Estas capas de tejido de la piel, como las capas en la piel externa o dentro de la nariz, se dañan constantemente, giran constantemente y se reproducen constantemente. Pero lo que quizás no pensemos con suficiente frecuencia que el componente principal de estos tejidos es la proteína.

La mayor parte de tu tracto gastrointestinal segrega moco para protegerse a sí mismo, una sustancia también hecha de proteínas. Sin las proteínas, las grasas y los micronutrientes adecuados, es posible que tu tracto digestivo no cumpla adecuadamente su función de absorción de nutrientes. El desgaste digestivo normal requiere reparaciones frecuentes de la infraestructura, al igual que nuestras autopistas. Agrega una capa de inflamación, problemas con el intestino irritable u otros insultos gastrointestinales, y es posible que necesites proteínas adicionales u otros nutrientes para ayudar a tu cuerpo a curarse.

Además de ciertas grasas, vitaminas y minerales, necesitas muchas partes de proteínas específicas llamadas aminoácidos y poliaminas (derivados de aminoácidos) para curar y rejuvenecer el revestimiento intestinal. Un aminoácido en particular que es muy bueno para rejuvenecer el revestimiento intestinal se llama L-glutamina. La L-glutamina se encuentra en las proteínas tanto de los animales como de las plantas (aunque las proteínas de los animales, como el suero de leche, contienen mayores cantidades que las proteínas de las plantas), ¡y se sabe que estimula la proliferación de las células intestinales!

La proteína promueve el ácido estomacal

Masticar, oler, ver y probar los alimentos en general, pero en particular las proteínas, envía una señal al estómago para producir más ácido clorhídrico. Este ácido, a su vez, ayuda a digerir proteínas, ya que desnaturaliza (despliega) largas cadenas de proteínas, el primer paso en la digestión de proteínas; piensa en desentrañar el hilo ovalado antes de cortarlo en pequeñas hebras.

El ácido activa las proteasas en el estómago, enzimas que cortan las cadenas de proteínas en pedazos más pequeños. Lo que esto significa es que a medida que comes más proteínas de manera consciente, deberías poder digerir las proteínas más fácilmente. Muchas personas producen niveles bajos de ácido estomacal, incluidas algunas que no consumen alimentos de origen animal con regularidad, que padecen hipotiroidismo o que toman ciertos medicamentos. El ácido estomacal robusto hace más que solo

apoyar la digestión de proteínas. Esto es crítico. Con un ácido inadecuado, digerir adecuadamente la proteína puede ser casi imposible.

La proteína estimula las enzimas pancreáticas

Una vez que tu estómago ha batido el alimento con ácido y las enzimas digestivas del estómago para obtener proteínas y grasas, la mezcla viaja a tu intestino delgado para una mayor digestión y para la absorción de nutrientes. Parte de tu páncreas produce hormonas que regulan el azúcar en la sangre, pero la otra parte del páncreas está dedicada a producir enzimas digestivas pancreáticas que se introducen en el intestino delgado y se mezclan con la comida.

Estas enzimas digieren, o cortan, carbohidratos, grasas y proteínas en las piezas más pequeñas posibles. Luego absorbes esas piezas en tu intestino delgado. Si no produce las enzimas digestivas adecuadas, no puede absorber la nutrición adecuada de los alimentos. También puedes experimentar síntomas intestinales desagradables con una digestión incompleta.

Suena simple ¿verdad? Y lo es, si tu cuerpo tiene todo lo que necesita. Pero, ¿sabías que cada enzima de tu cuerpo está hecha de proteínas y que las enzimas pancreáticas no son una excepción? Cuando te quedas sin proteínas, hay ciertos tejidos que requieren la proteína que tienes (corazón, cerebro, diafragma) más que otros (neurotransmisores felices, reparación digestiva).

Tu cuerpo es inteligente y toma las decisiones correctas para la supervivencia inmediata, pero con el tiempo, estas elecciones tienen consecuencias. Además, si consumes proteínas durante un período prolongado, producirás menos enzimas para digerir esa proteína simplemente porque tu cuerpo no ve la necesidad de seguir produciéndolas.

 

Comparte si te gustó