Remedios caseros para los cálculos renales

Los cálculos renales pueden ser muy dolorosos y molestos, impidiéndonos, en muchos casos hacer una vida normal. Aquí te contamos algunos remedios caseros para los cálculos renales con los que mejorar tu vida hasta que desaparezcan.

Qué son los cálculos renales

Los cálculos renales son pequeñas piedras que se forman en los riñones a partir de ciertas sustancias que se encuentran presentes en orinas que facilitan la formación de cristales. Dado que hay varios tipos de cálculos renales, las causas varían dependiendo del tipo de cálculo y de la sustancia que lo compone.

Los más comunes son los cálculos de calcio, que padecen más frecuentemente los varones jóvenes y se deben a la combinación del calcio que no se logra eliminar con otras sustancias que están presentes en la dieta de cualquier persona. Los cálculos de ácido úrico, se deben al exceso de dicha sustancia en la sangre y suelen ocurrir como consecuencia de la gota o la quimioterapia.

También existen cálculos de cistina, cuya formación está vinculada a patrones genéticos. Por último, los cálculos de estruvita pueden formarse después de haber padecido alguna infección en el tracto urinario. Existen también otros tipos de cálculos, pero son menos frecuentes.

Dependiendo del tamaño y composición, los cálculos pueden causar síntomas como el cólico nefrítico, que se caracteriza por un dolor muy intenso en la espalda, que se extiende desde la zona de los riñones hasta los genitales. Puede causar náuseas, vómitos e hinchazón abdominal. También puede ser síntoma de la presencia de cálculos renales el dolor lumbar, que suele ser permanente.

En ocasiones, también se puede constatar la presencia de sangre en la orina, aunque la cantidad de la misma puede ser tan ínfima, que sólo un examen de laboratorio la podría confirmar. Existen, sin embargo, cálculos renales que no producen ningún síntoma.

Remedios caseros para los cálculos renales

-Uno de los remedios caseros para los cálculos renales consiste en la ingesta de un vaso de jugo de limón recién exprimido en cuanto se note alguno de los síntomas que preceden la aparición del cólico nefrítico. Tal síntoma puede ser una suerte de ardor renal o en alguna parte del sistema urinario.

-Puede ayudar a diluir los cálculos renales el cocimiento de caña agria, que debe prepararse hirviendo 2 cucharadas y media del tallo de la planta por cada litro de agua, durante al menos 5 minutos. Se recomienda beber 3 vasos al día de este cocimiento por varias semanas.

-También la infusión se cola de caballo resulta bastante efectiva para combatir los cálculos renales. Se prepara vertiendo agua caliente sobre una taza con 1 cucharada de la planta seca. La infusión hay que dejarla reposar al menos por 15 minutos. Solo de esa forma la planta desplegará sus propiedades curativas. Se recomienda beber 3 tazas al día durante varias semanas.

-El cocimiento de sanguinaria es también uno de los remedios caseros para los cálculos renales. Se prepara hirviendo entre 5 y 10 minutos 1 cucharadita de la hierba por cada medio litro de agua. Se recomienda beber unas 3 tazas diarias durante varias semanas.

-La infusión de hojas de aguacate también ayuda a combatir los cálculos. Se prepara vertiendo agua hirviendo sobre una taza con una cucharada de hojas de aguacate molidas. Hay que dejar reposar durante unos 5 minutos antes de beber. Se sugiere beber entre 3 y 4 tazas diarias durante varias semanas.

-El jugo de manzana también ayuda a diluir los cálculos renales. Se recomienda consumir este jugo tantas veces como sea posible.

-El fucus es un alga que posee propiedades especiales para prevenir y diluir los cálculos renales. Si existen antecedentes familiares o se tiene noticia de propensión a los cálculos, no vendría mal incluirla en la dieta o adquirir las pastillas.

-Otro de los remedios caseros para los cálculos renales consiste en preparar un cocimiento de hojas de abedul. Hay que cocer 100 gr. de la planta por cada litro de agua durante 10 minutos. Se sugiere beber tres tazas al día.

-Un secreto gitano para combatir los cálculos renales consiste en verter medio litro de leche muy caliente en un recipiente con medio litro de vino tinto.

Después de ello hay que quitar toda la nata que se forme y llevar al fuego, añadiéndole un poco de flores de manzanilla. Una vez que esté bien disuelto, hay que dejarlo reposar y estará listo para beber. Se recomienda ingerir una taza al día, aunque dicen que este remedio es especialmente efectivo para calmar un episodio de cólico nefrítico.

Comparte si te gustó